En otoño de 2007 nos trasladamos a Casa Massa, dejando atrás la ciudad para – aunque suena a tópico – intentar vivir más tranquilos y cerca de la naturaleza. Y, después de un montón de cambios, estamos encantados!